viernes, 11 de octubre de 2013

Corrigiendo imperfecciones

Hola a tod@s!
Qué mejor manera de lucir una piel perfecta que haciendo trampas.
/modo envidia cochina on/ Las asquerosas que tengáis piel de porcelana sin ni un sólo granito ni manchita ni nada, absteneros de leer esto, salid a la calle tal cual /modo envidia cochina off/

Quién no goza de la compañía de un alegre grano quístico sin cabeza de esos que te amargan la existencia por lo menos por lo menos una vez al mes y que tras de sí, como si su presencia no fuese suficiente, dejan una semipermanente cicatriz que nos hace gustarnos a nosotras mismas, si cabe, todavía más.

Si estás en tu momento más femenino del mes, que sepas que no estás sola, la que no tiene cefaleas, tiene insomnio, alteraciones intestinales, dolores, granos y como no, ganas de escupir al televisor cada vez que ves a Amaia Salamanca en su anuncio de tampones.

He tenido la suerte de que mi vídeo sobre cómo tapar granos ha tenido éxito, pero he modificado y simplificado mucho mi rutina de tapar granos ya que he descubierto productos más eficaces.

1. Conviene que la piel esté limpia, exfoliada e hidratada, incluso el grano.
2. Aplicamos nuestra base de maquillaje, hidratante con color o bb cream o cc cream o dd cream.
3. Esperamos a que la base asiente un poco sobre la piel, mientras puedes hacer encaje de bolillos o maquillarte los ojos, lo que te resulte más relajante.

4. Aquí viene la marimorena. Coge un pincel fino como de eyeliner o de labios muy pequeño y puntiagudo y limpio.

5. Tomamos con el pincel una pequeña cantidad de corrector de granos que debe ser del mismo color que nuestra piel (nada de pintarse en plan naranjito, que nos conocemos) y con mucha precisión, lo aplicamos sobre el granito o la imperfección.

Aquí tenéis mis preferidos, nada de comprar sin probar, que nos conocemos. El de Dermablend me encanta porque cubre que da gusto, podéis ver una pasada de vídeo que os lo demuestra. Se nota que el protagonista no era usuario de los osos amorosos ni se ha comido una cominola en su vida.


Este es más encontrable, pero viene poca cantidad (aunque con espejo) y sólo lo sacan en dos tonos. Si os encaja, está fenomenal.



6. Con un dedo (limpio) o con un picel de difuminar (limpio) damos toquecitos por los bordes para difuminar un poco el corrector y que no se note. Para este paso necesitamos practicar un poco.

7. Aplicamos un poquito (repito, poquito) de polvo translúcido o con color (más cubriente). Y así fijaremos el corrector y nos aguantará más tiempo.


Ahora es importante que llevéis con vosotras un corrector y polvo por si hace falta retocar a lo largo del día.

Para cualquier duda, contactad conmigo por Facebook, dejándome un comentario, o por Twitter, mucho más trendy e instantáeno como el Nesquik.


No hay comentarios:

Publicar un comentario